Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

Hay muchas personas que durante años invierten todos sus esfuerzos en algo que no les llena, pero pocas que decidan dar un giro radical a esa situación y tomar las riendas de su vida. Nuestro protagonista de hoy, el madrileño Nacho Jiménez, es de estas últimas.

Después de licenciarse como Ingeniero de Telecomunicaciones, trabajó muy duro para llegar a las mejores empresas de su sector. Y lo consiguió. Sin embargo, su verdadera pasión estaba en otra parte. En la naturaleza. Y más concretamente, en las zonas rocosas donde podía practicar la escalada, su deporte favorito. Así que un día decidió abandonar lo que había estado haciendo durante toda su vida laboral para centrarse en cumplir su sueño.

Así nació la empresa Urban Monkey, situada en pleno centro de Madrid, muy cerca del Paseo de las Delicias. Un local de más de 600 metros cuadrados que cuenta con seis salas de escalada, gimnasio, cafetería y hasta un gabinete de fisioterapia, y donde se imparten diversos cursos de escalada, para todos los niveles y todas las edades, y se organizan actividades al aire libre relacionadas con deportes de montaña y naturaleza.

En el blog de Ponche Caballero hemos tenido el placer de entrevistar a Nacho para que nos cuente su experiencia.

¿Recuerdas el momento exacto en el que te diste cuenta de que necesitabas cambiar de vida? ¿Cómo fue?

Recuerdo un día en especial, saliendo de mi supercoche de empresa, con mi traje caro, mi maletín… Vi mi imagen reflejada en un escaparate y recuerdo pensar al verme: “pero, Nacho, ¿en que te has convertido? ¿De verdad es esto lo que quieres?… No, tengo que cambiar esto cuanto antes”.

Dejar atrás cierta estabilidad y el éxito profesional es cosa de valientes. ¿Te resultó muy complicado tomar esa decisión? ¿Y cómo se lo tomaron las personas de tu entorno?

La decisión no fue complicada puesto que tenía muy claro que esta vida es para vivirla y no puedes pasar diez horas al día haciendo algo que realmente no te gusta. El tema del entorno sí fue más complicado, es muy difícil explicar y hacer entender que dejas una vida estable, de dinero, de éxito para emprender una aventura arriesgada que, en el caso de funcionar, daría un salario humilde (un rocódromo no es precisamente un negocio para lucrarse), por lo tanto en ese sentido tuve que aislarme de todos y confiar en mis sueños.

De trabajar en el área de ventas de varias compañías, pasaste a dirigir tu propia empresa. ¿Cuáles son las peores dificultades con las que te has topado a la hora de emprender?

Aquí voy a ser muy directo: ¿luchar por tus sueños merece la pena? Si desde luego, hay que ir a por ellos con todo. ¿Es fácil emprender? No, para nada. Para nosotros fue muy duro y complicado obtener recursos, luchar por las licencias, los impuestos (sufrimos una subida de IVA muy agresiva), y puedo decir que a día de hoy sigue siendo complicado, por lo que las ganas, la lucha y una creencia férrea en lo que haces es fundamental.

Háblanos de tu pasión: ¿desde cuándo practicas escalada y cómo la descubriste?

La descubrí en Londres (donde residí durante cuatro años) hace unos quince años, gracias a un amigo que me llevó por primera vez a un rocódromo, y desde entonces se metió en mis venas.

Y, aparte de tu sustento actual, ¿qué significa para ti este deporte? A un nivel más personal.

Libertad, naturaleza, pura vida.

Fundaste Urban Monkey hace ya más de seis años. ¿Cuáles son los ingredientes de su éxito?

¡Constancia, lucha, pasión y mucha imaginación!

¿Alguna anécdota divertida que te haya ocurrido con tus alumnos de escalada?

Recuerdo una conversación entre dos de mis alumnos acerca de telefonía móvil, el mercado y tendencias… En ese momento intervine y les di mi opinión basada en muchos datos muy concretos y tecnológicos mientras me miraban con mucha perplejidad. Creo que de su monitor en camiseta y chanclas lleno de magnesio no esperaban conocimientos en los mercados tecnológicos y tendencias actuales.

¿Tienes ya en mente nuevos proyectos ajenos a Urban Monkey?

¡Una vez te lanzas a romper con todo, ya no paras! Desde hace casi tres años empecé con el mundo del triatlón, donde me saque el título de Entrenador Nacional y un máster en coaching de alto rendimiento. Gracias a la experiencia en el mundo de la escalada como entrenador más mi nueva formación, ahora colaboro con el Club Ecosport Alcobendas de Triatlón como entrenador, y donde como triatleta, soy guía del paratriatleta internacional José Luis García “Jota”, con el que este septiembre acudiremos al Mundial de Paratriatlón en Holanda. Esta es mi nueva etapa y donde centro ahora casi todos mis esfuerzos. ¡Siempre hay que seguir reinventándose y aprendiendo!

Por último, ¿qué consejo les darías a esas personas que quieren cumplir su sueño, pero no han conseguido aún lanzarse a intentarlo?

Que no duden ni un segundo más. Nunca el entorno o la sociedad se lo van a poner fácil y nunca va a parecer un buen momento. Los sueños siempre están al otro lado del abismo y nadie les va a confirmar que abajo hay una red. Simplemente la fe en tus sueños te hará volar.

Ponche Caballero es una marca fiel a su esencia desde hace más de 180 años. Siempre ha creído en sí misma, manteniendo las Ideas Claras, como los protagonistas de las historias de este blog, personas que no se rinden, que creen en sí mismas, y que han dado la cara sin tener en cuenta el qué dirán.