Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

Hay muchas historias en nuestro país que merecen la pena ser contadas, y que sin embargo son desconocidas para la mayoría de la gente. La historia de la guineana Mercedes Chalé es una de ellas.

Mercedes es un magnífico ejemplo de cómo hay hechos en la vida de las personas cuya ocurrencia no tenemos la oportunidad de elegir, sabiendo que hay cosas que podemos escoger y otras que no. Su historia y la forma de enfrentarse a la vida la hacen, sin ninguna duda, toda una Mujer Extraordinaria.

Nacida en Guinea Ecuatorial, a los once meses de vida sufrió una poliomielitis por culpa de una vacuna probablemente caducada, lo que le produjo una escoliosis severa que se transformaría en una deformidad considerable de su columna vertebral traducida en joroba, además de numerosos problemas pulmonares. A pesar de las burlas y la discriminación que desde pequeña sufrió en su entorno, de los pocos recursos económicos de su familia y la ausencia de ayuda pública en su ciudad, su lucha, optimismo y afán de superación la llevaron a enfrentarse a su enfermedad logrando una cura que parecía imposible. España la acogió en el año 2007 y no solo la ha ayudado con su enfermedad, sino que, también, la ha brindado un nuevo hogar en el que luchar por sus sueños.

En el blog de Ponche Caballero hemos tenido el placer de entrevistar a Mercedes para que nos cuente en primera persona su historia.

¿Quién es Mercedes Chalé?

Una mujer sencilla y comprensiva, que quiere mucho a su gente. Todos tenemos nuestros defectos y virtudes, y yo siempre intento ver las virtudes de los demás. Soy muy alegre y lo transmito, no aguanto estar enfadada más de 10 minutos.

Una persona como tú, valiente y luchadora, ¿le tiene algún miedo a la vida?

He tenido miedo, mucho, pero ahora ya no. Uno de mis mayores temores era al rechazo de la sociedad debido a mi enfermedad y a mis problemas, ya que antes de venir a España sufrí mucho por la dureza con la que mis vecinos me trataban. Pero gracias a mi familia, que siempre ha estado ahí, hoy en día no le temo a nada porque me siento como una más.

Te dijeron que te quedarías en silla de ruedas y ahora mismo ya puedes caminar, ¿cómo lo has conseguido? ¿crees en el “no hay nada imposible”?

Sé que hay cosas imposibles, por muy positiva que sea tengo que ser consciente de que tengo mis limitaciones. Hay movimientos que yo hacía antes de la operación que ahora no puedo hacer, pero mi vida ha mejorado tanto desde entonces que es el motor que me impulsa a pensar que con tiempo y esfuerzo sí que podré lograrlo. Uno tiene que conocer sus límites y ponerse metas, eso sí, siendo siempre realistas.

¿Qué sueños te quedan por cumplir?

El ser humano es, en parte, un conjunto de sueños. Algunos los logran cumplir y otros no. Soñamos muchas cosas, pero sin duda mi gran sueño por cumplir es ver a mis hijos crecer y hacerse gente de provecho, que elijan lo que les hace felices y se dediquen a lo que quieran. Aún son pequeños y todavía no saben qué quieren ser de mayores, pero elijan lo que elijan yo siempre les voy a apoyar. Mi sueño es, en definitiva, que cuando llegue ese momento ellos puedan tenerlo todo para ser felices, que no les cueste tanto conseguirlo como me costó a mí.

Tu espíritu de superación y tu actitud ante la vida te convierten en toda una Mujer Extraordinaria. ¿Qué consejo le darías a otras mujeres que quieren luchar por sus sueños y no lo consiguen?

Que no dejen de luchar, que no se den por vencidas. La vida no es un camino de rosas. Yo les aconsejo que sigan para adelante, que luchen por lo que quieren porque si de verdad luchas, lo consigues. Yo soy un ejemplo. Es importante que el desánimo no las invada cuando no logren conseguirlo al momento, pero han de estar seguras de que, a la larga, si luchas, obtienes los resultados. En resumen, lucha continua, paciencia y constancia, siempre mucha constancia.

¿Es España un “País Extraordinario?

Para mí, sí. España me ha hecho sentirme extraordinaria. Cuando estaba en Guinea no sabía que existía un lugar como este en el que pudiese sentirme libre de ser como soy. Aquí puedo expresarme con libertad, revelarme ante lo bueno y lo malo… yo antes me lo guardaba todo en mi interior por miedo al qué dirán y por no enfadar a nadie. Al llegar a España conocí a mucha gente, fui a varios cursos de integración y me di cuenta de que en la vida nadie tiene que sentirse inferior a otra persona porque todos somos iguales. Para mí este país lo es todo: me dio la oportunidad de tener a mis hijos, de ser madre y de realizarme como persona en todos los sentidos, así que, rotundamente, sí, España es un país extraordinario.  

¿Quién es tu mujer extraordinaria?

Una mujer que luche por lo que quiere. Admiro mucho a Frida Kahlo y, en cierta manera, me identifico con ella. También es una mujer extraordinaria mi madre porque lo ha dejado todo por sus hijos y siempre ha estado ahí. Yo no sé si llegaré a tener la misma fuerza y coraje que ella en el futuro, pero se merece estar presente en este particular homenaje como mi mujer extraordinaria

¿Con quién compartirías un Ponche Caballero?

Con mis padres, con la familia que he hecho en España. He tenido mucha suerte por el apoyo que he recibido, la fuerza y la seguridad que me han dado. Intento que sientan que todo lo que me han entregado ha valido la pena porque han dejado muchas cosas por mí. Mi brindis especial con Ponche Caballero lo haría con todos ellos. ¡Cada día hay mucho que celebrar!


Mercedes es una mujer que demuestra que con trabajo y lucha constantes se pueden cumplir las metas y objetivos que uno se proponga y que, sin ese tesón y trabajo continuo, sería imposible conseguir. Ella es, junto al resto de #MujeresExtraordinarias, representante del particular homenaje que Ponche Caballero rinde este año a todas las mujeres que, por méritos propios, merecen ser reconocidas y tomadas como ejemplo.