Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

La historia de la gimnasta Sara Marín es ejemplo de superación y dedicación. Ella es, además de una gimnasta excepcional, una auténtica #MujerExtraordinaria.

Esta joven de tan solo 21 años cuenta en su haber con cinco medallas de oro además de haberse proclamado, hasta en nueve ocasiones, vencedora en el “Campeonato de España de Gimnasia Rítmica para Personas con Discapacidad Intelectual”. Un currículo imparable que se ve ampliado cada año con nuevos reconocimientos que Marín consigue a base de mucha disciplina y un trabajo firme y constante.

Sara es todo un ejemplo a seguir gracias a un empeño voraz por superar cualquier barrera y hándicap que se encuentra en la vida. En palabras de su madre, Mª José Fernández, “los médicos y especialistas nos decían que nuestra hija no podría desarrollar este deporte al 100% a causa de la hipotonía que padecen los chicos y chicas con Síndrome de Down”. Lejos de frenarla, para Sara esto nunca ha supuesto un impedimento y, desde los 3 años, comenzó a practicar gimnasia rítmica, destacando en este deporte por su impecable actitud, entrega y gran flexibilidad.

En el año 2016, después de haber competido a nivel nacional y haber ganado todos los títulos posibles para su edad y categoría, Sara comenzó a soñar con la posibilidad de “salir de España” y competir a nivel internacional. No sería fácil ya que la gimnasia rítmica no está contemplada como un deporte de competición en los Juegos Paralímpicos: no existen campeonatos a nivel europeo y mundial, y los que hay, son todos de índole privada. Esto supone que cualquier viaje que la deportista quiera hacer fuera de nuestro país debe de ser costeado por ella misma con la ayuda de su familia, empresas privadas e instituciones públicas. La lucha actual, en palabras de su madre, es que “algún día la gimnasia rítmica para personas con discapacidad intelectual sea incluida en el programa de las Paralimpiadas para que así los deportistas como Sara puedan cumplir su sueño”. Es un largo camino por hacer que Sara, su entrenadora y su familia están más que dispuestos a recorrer.

Entrenamiento de Sara Marín. Foto de Relevo Magazin.

Entrenamiento de Sara Marín. Foto de Relevo Magazin.

Sara, ¿recuerdas el momento en qué decidiste que querías dedicarte a la gimnasia rítmica de forma profesional? ¿Lo tuviste claro desde el principio?

Era muy pequeña y la curiosidad por este deporte me vino al ver a mi hermana competir, la miraba y pensaba: “yo quiero ser como ella”. Con solo 3 años mi madre me apuntó en el mismo club en el que ella competía (el Club Deportivo Algar de Elche) y cada vez me fue gustando más, me lo tomaba más en serio, salía a participar en los festivales del club… Con 11 años fue mi “debut oficial ya que fue mi primera competición a nivel nacional.

Seguro que no ha sido fácil llegar hasta donde estás y has tenido que hacer frente a muchos contratiempos, ¿cuál es tu motivación diaria para seguir adelante?

Pues, aunque suene un poco a tópico, lo resumo así: me gusta mucho lo que hago y disfruto haciéndolo. No hay más.

Eres un ejemplo de superación para muchas personas en nuestro país, pero sin embargo la prensa se ha hecho poco eco de tus excepcionales logros deportivos ¿qué ocurre con la prensa de nuestro país?

Sin duda el fútbol se lleva toda la atención siempre. Es muy difícil llamar la atención de los medios en nuestro país por un deporte como el nuestro, pero confío en que esto cambie a medida que vayamos haciendo ruido. Los demás deportes están por detrás, es una pena.

¿Un sueño por cumplir?

Lo tengo claro: que hagan campeonatos internacionales federados y conseguir que integren la gimnasia rítmica de discapacitados intelectuales en los juegos paraolímpicos. Seguimos luchando día a día por ello.

Eres todo un ejemplo a seguir y una auténtica Mujer Extraordinaria para Ponche Caballero. Pero para ti, ¿quién es tú Mujer Extraordinaria?

Mi madre. Ella sí que es una Mujer Extraordinaria.

Y, por último, tras una victoria, ¿con quién compartirías un Ponche Caballero?

Además de con mi familia y con mi entrenadora Titi, lo compartiría con las deportistas Alejandra Quereda, Almudena Cid y Polina Berezina: las conozco a las tres y soy fan de ellas.


Sara es toda una #MujerExtraordinaria gracias a su trabajo y lucha inquebrantable por superarse y lograr hacerse un hueco, si logra su objetivo de incluir la gimnasia rítmica como disciplina en los juegos paralímpicos, en el medallero español de esta disciplina deportiva. Ella hace frente cada día a los estereotipos marcados por la sociedad demostrando, como Ponche Caballero, que el éxito y el reconocimiento están reñidos con un trabajo constante y bien hecho. Ella es, junto al resto de #MujeresExtraordinarias, representante del particular homenaje que Ponche Caballero rinde este 2017 a todas las mujeres españolas que, por méritos propios, merecen ser reconocidas y tomadas como ejemplo.