Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

 

Ponche Caballero lanzó el pasado mes de febrero una convocatoria nacional para buscar artistas interesados en reinterpretar algunas de las expresiones artísticas más representativas del arte contemporáneo, ligadas a la propia historia de Ponche Caballero (cubismo, surrealismo y minimalismo), pero aportando una visión actual y urbana.

Más de medio centenar de artistas se presentaron a esta original iniciativa pero solo seis de ellos, los finalistas, pudieron disfrutar de la fantástica experiencia de realizar sus obras en una “batalla” de dos días.

Hemos podido charlar con ellos y esto es lo que nos han contado:

  • Ponche Caballero: ¿Qué te ha motivado a presentarte a un concurso como este?

Sánchez de Castillo: Bueno, lo primero es que como artista emergente cualquier oportunidad de intentar entrar en los circuitos que hay en Madrid es válida. Principalmente es eso, no hay que parar y hay que intentar moverse donde sea.

Nacho Vergara: Me ha motivado la residencia en [ES]POSITIVO porque es una galería bastante potente y con un programa de residencias muy bueno. De ahí que el premio me tirase muchísimo. También un poco el desafío de enfrentarme a algo nuevo que nunca he hecho, trabajar con otros conceptos…

Fran Munyoz: Me motivó que detrás hubiera una gran marca como es Ponche Caballero y, una gran sala de exposición como es [ES]POSITIVO. Es una sala muy guay, independiente, para gente joven. Además la propuesta: lo que ganabas (si ganas), ya que está muy bien conseguir una residencia.

Sara Flórez: Lo primero, que es una oportunidad. En este mundo hay que moverse mucho, cualquier cosa que salga hay que intentar participar porque es la única manera de darse a conocer. Aparte, la idea me parecía muy bonita: poder compartir espacio con otras cinco personas, ver cómo trabajan ellos en directo, es muy interesante.

Claudia Molina: Lo primero que me atrajo es el formato de este concurso. El hecho de pintar sobre una tela metalizada, que es mi caso. También el tener que venir a Madrid, porque no soy de aquí y me gusta viajar, conocer otros lugares. Y, cómo no, trabajar con otros artistas que es algo que siempre enriquece.

Taquen:  Sobre todo me motivó que una marca como Ponche Caballero quisiera colaborar con un equipo de trabajo como es [ES]POSITIVO. Este espacio está muy enmarcado en el ámbito del arte joven de Madrid y además de manera muy profesional. No me parece una convocatoria típica como las que suele haber y, precisamente es esto lo que me más ha motivado para presentarme.

 

  • Ponche Caballero: ¿Qué inspiración encuentras en la botella de Ponche Caballero?

Sánchez de Castillo: Pues en concreto y de cara a la propuesta que nos plantearon, encuentro inspiración sobre todo en el color metalizado. Es el color de un material tradicional como es el grafito que es superclásico. Es con el que trabajan los niños y el que usas en clase desde que te enseñan.

Nacho Vergara: Ciertamente, es una botella bastante peculiar, la miras y es bastante alargada. El tema del plateado es también muy interesante. Lo más llamativo es que provoca sensaciones diferentes a otras botellas.

Fran Munyoz: Pues muchas inspiraciones. Para empezar la estética, lo que tenemos que hacer nosotros es vernos reflejados en la botella y hacer una reinterpretación de ese reflejo. Por otro lado, la esencia de Ponche Caballero que va asociada a la diversión, a los buenos momentos, a estar acompañado… Y lo que me inspira la botella es precisamente todo eso.

Sara Flórez: Me parece muy gracioso la manera en la que te ves reflejado en la botella porque deforma mucho las facciones, que se alargan mucho. Me parece muy caricaturesco y, es interesante intentar llevar eso a una obra artística.

Claudia Molina: Primordialmente, el metalizado es lo que más me atrae. Llevándolo a mi terreno, yo trabajo siempre matizando la luz, lo que da lugar a muchos grises. Este color me llamaba mucho la atención porque está muy ligado a lo mío.

Taquen:  La verdad es que era un poco complicado el tema, buscar inspiración en una botella…  Sobre todo teniendo en cuenta el movimiento artístico dentro del que me ha tocado a mí, ya que tenemos que pintar sobre un fondo plateado. Pero viendo el resultado y como está yendo la obra, el reflejo de la botella es mucho más motivante e inspirador que al principio.

 

  •  Ponche Caballero: ¿Cuáles fueron tus comienzos en el mundo del arte?

Sánchez de Castillo: Pues de pequeñito dibujando en casa, luego en el instituto con el grafiti y luego más tarde y un poquito más serio en la universidad. Esa ha sido mi evolución.

Nacho Vergara: Mis comienzos… Mi comienzo serio fue el primer taller que hice con el pintor Antonio López. Ahí tomé contacto con la pintura más seria y con más motivación. A partir de ahí fue todo como una bola de nieve que va cayendo y cada vez cogí más inercia.

Fran Munyoz: Uff… pues yo empecé en un concurso de mi pueblo que se pintaba sobre el asfalto. Empecé pintando cuadros muy grandes ya que eran de dos metros. Y a partir de ahí he seguido aprendiendo.

Sara Flórez: Empecé a pintar desde pequeña un poco como todos, porque te gusta. Luego, como se me daba medio bien, mis profesores me inculcaron que siguiera practicando hasta que entré en la universidad en la facultad de Bellas Artes. Yo creo que en la pintura siempre hay que seguir avanzando, de hecho, este año voy a empezar el máster. Siempre hay algo que aprender, nunca se termina.

Claudia Molina: Mis comienzos… Acabé mi carrera en el año 2012 y a partir de ahí me centré más en buscar un camino y realicé un máster en la Universidad Politécnica de Valencia. El máster me ayudó muchísimo a ver qué era lo que realmente me gustaba, lo que me motivaba. A partir de ahí sigo trabajando para ir haciéndome un hueco en este mundo.

Taquen:  Yo pintaba graffiti cuando tenía 14 años en la calle… Y poco a poco fui conociendo otras cosas e interesándome más, salí de las letras, empecé a dibujar, empecé a encontrar otras formas, otros modos de expresarme, sobre todo. Acabé estudiando Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid y, desde que acabé la carrera y un poco antes incluso, ya me dedico cien por cien al arte y, sobre todo al arte mural.

 

  • Ponche Caballero: ¿Qué quieres contar a través de tu obra?

Sánchez de Castillo: Ahora mismo estoy trabajando con cuestiones de repetición, con Internet y sobre todo me interesa introducirme en el mundo del marketing vinculado con estos dos conceptos. En esta obra en concreto, aprovechando que Ponche Caballero es una marca y mi interés en el mundo del marketing con sus logotipos, iconos y demás; he trabajado con la imagen que tengo como icono como artista y, por supuesto, con los materiales que la marca me brindaba.

Nacho Vergara: Bueno, básicamente estoy trabajando con el interés que tienen los degradados que provocan los sprays y, los planos limpios de color. Aparte la idea del retrato que tuve para hacer la obra que es lo que busco representar.

Fran Munyoz: Pues justamente lo que he dicho antes sobre la botella. Ante todo, que sea surrealista y que te inspiré diversión, un poco de fantasía, alegría… Tiene que ser un mensaje positivo para la marca y para quien lo vea.

Sara Flórez: En este caso es un poco literal, porque como Ponche proponía el tema de usar el reflejo para conseguir tu autorretrato. He introducido las manos porque yo pienso que las manos son la herramienta del artista y me representan casi más que la cara, ya que es lo que utilizo casi todo el tiempo.

Claudia Molina: A través de mi obra lo que quiero es que se vea mi huella personal. Mis obras parten de imágenes digitales, las imágenes digitales están formadas por píxeles y en mi obra quería dejar patente esos píxeles. Es un píxel enorme que compone mi autorretrato.

Taquen:  Me gustaría sobre todo cambiar el punto de vista de un cuadro. El cuadro que estoy haciendo es un cuadro que no está hecho para ser visto de frente, sino desde ángulos de unos 90 grados incluso. Entonces es eso, jugar con el reflejo de la botella, haciendo un símil con el cuadro para que no solo se pueda ver de frente, sino desde otros puntos de vista.


Después de entrevistarlos, el día 22 pudimos conocer al ganador del concurso. El premiado fue Taquen, quien disfrutará de 25 días de residencia en [ES]POSITIVO junto con otros artistas residentes internacionales, que incluirá un estudio de trabajo, monitorización y asesoramiento de su proyecto artístico.

Si quieres saber más sobre el ganador, permanece atento a nuestro próximo artículo de Arte con Punch, en donde podrás conocerlo en profundidad. Para ir abriendo boca, os dejamos un vídeo resumen de la última jornada de la batalla final.