Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

A veces el camino no es fácil y las oportunidades que creemos que nos merecemos, no parecen llegar. Esta es la historia de Antón Ruanova, un triatleta español que ha tenido que luchar contra viento y marea para poder alcanzar su sueño: el de dedicarse de manera profesional a este deporte olímpico que aúna natación, ciclismo y carrera a pie.

Aunque desde sus inicios en esta disciplina siempre obtuvo excelentes resultados, la falta de apoyos hizo que, en varias ocasiones, se planteara dejar el mundo de la competición. En palabras del triatleta, “abandoné el deporte profesional cansado de ver cómo me cerraban las puertas de mi sueño: debutar y competir con los mejores en el Campeonato del Mundo. Estaba cansado de la falta de oportunidades a pesar de ser dos veces subcampeón de España Élite y top-14 en las tres Copas del Mundo DO que disputé”.

Gracias a una beca ICEX, Ruanova llegó a Brasilia (Brasil) en el año 2015 para trabajar en la “Oficina Económica y Comercial” de la Embajada de España. Desde que “aterrizó” en la capital brasileña nunca llegó a dejar apartada su pasión, “rascando”, cuando podía, horas para poder entrenar. Casi por sorpresa y gracias a estos entrenamientos en su tiempo libre, consiguió realizar alguna de las mejores carreras de su vida quedando 4º en la última etapa de la Bundesliga de Triatlón y 3º en el circuito profesional de triatlón brasileño.

Ahora, nacionalizado en Brasil, la posibilidad de competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se abre ante él: participará en el Campeonato del Mundo y peleará con los mejores.

Natación, ciclismo y carrera a pie… ¿podrías quedarte solo con una? ¿Cuál es la más dura para ti?

Me gustan las tres y me gustan unidas resultando en triatlón. La dureza depende quizás de la época del año: la natación es algo desagradecida después de las vacaciones por ser muy técnica, la bici se hace menos llevadera con los rigores del invierno y la carrera a pie es posiblemente la disciplina que más me gusta, pero también la más desgastante en los entrenamientos duros… Así es difícil aburrirse.

¿Quiénes son Gómez Noya y Mario Mola para Antón Ruanova?

Por suerte compañeros y amigos cuando coincidimos, y referencias cuando los veo en la televisión. No voy a descubrir a nadie su increíble mérito deportivo (7 campeonatos del mundo de triatlón ITU entre los dos) pero sí quiero resaltar la humildad y excelente trato de ambos campeones. Iván Raña primero y Javier y Mario más tarde nos “abrieron la mente” a varias generaciones de deportistas en España de que trabajando duro podemos pelear por nuestros objetivos.

Además de poder hacer de tu pasión, tu profesión, ¿qué ha supuesto para ti la nacionalidad brasileña?

Abrirme sus puertas, tratarme como a uno más sin esperar nada a cambio. La vida da muchas vueltas, llegué al país por trabajo y acabé con la oportunidad que siempre había deseado: poder pelear una clasificación olímpica. Y más que eso, me ha supuesto sentir que tengo otra casa, entendiendo casa como un lugar al que pertenezco en parte.

 ¿Qué echas de menos de España?

Estoy muy a gusto en Brasil, pero hay muchas cosas que echo de menos aquí. Por suerte puedo matar la “saudade” un par de veces al año. Al final sé de donde vengo y aquí quiero volver cuando finalice mi proyecto 2020.

Hablando del 2020… ¿Cómo afronta Antón Ruanova los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

La clasificación es un proceso muy duro, recién está comenzando e irá hasta mayo de 2020. La dificultad la hace apasionante. No he empezado como me gustaría, pero sé que con trabajo duro e ilusión tendré mis oportunidades y llegarán los resultados.

¿Algún sueño que te quede por cumplir?

Estoy centrado en mi proyecto deportivo, pero hay muchos deseos con los que ilusionarme ahora y en el futuro. Muchos lugares por conocer, muchas cosas por aprender, un proyecto empresarial (Train2Go.com) en el que trabajamos cinco amigos… ¡Que nunca dejemos de soñar y trabajar para cumplirlos!

 No ha sido fácil llegar a donde estás, ¿quién te ha ayudado a seguir decidiendo cuando dudabas?

Todo es más fácil cuando tienes un equipo detrás que cree en tus locuras: familia, amigos, chica, entrenador…

Y, por último, ¿con quién compartirías un Ponche Caballero?

Me gustaría poder debatir tranquilamente con Kilian Jornet, mucho más que un ejemplo como deportista y como persona inspiradora.


 

Ponche Caballero es una marca fiel a su esencia desde hace más de 180 años. Siempre ha creído en sí misma, manteniendo las ideas claras, como Antón Ruanova, protagonista de esta entrevista, quien tiene muy claras sus metas y lucha día a día para llegar a ellas.