Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

La de Zulma Tubío es una de esas historias que demuestran que sigue habiendo personas con una vocación admirable por ayudar a los más desfavorecidos.

Esta joven gallega, al frente de la ONG “Lotus Spain”, viajó hace cinco años a la India para conocer a una niña que había apadrinado desde España, sin saber que aquel viaje marcaría un antes y un después en su vida: se prometió que volvería para ayudar a quienes más lo necesitaban.

El estilo de vida y las experiencias vividas con las personas que habitan en los “slums” o barrios de chabolas hicieron que, tras su primera estancia en la India, Zulma comenzase a darle vueltas a la idea de crear un proyecto que les permitiese mejorar la calidad de vida de los habitantes de las barriadas de las chabolas más pobres. Así que, esta maestra de educación infantil dejó su trabajo y su vida en España para apostar por un proyecto que, en sus palabras, “le ha cambiado la vida”.

Tras este viaje, iniciaría su andadura con “Lotus Spain ONG”, proyecto a través del cual quiere mejorar las condiciones de vida de los habitantes de los suburbios de la ciudad india de Varanasi.
Por lo tanto, por su coraje, valentía y vocación de ayuda a los demás, Zulma es la protagonista de nuestro #TúDecides de octubre.

¿Qué te hizo renunciar a tu vida en España, dejando todo atrás y apostando por el proyecto de Lotus Spain ONG?

Las señales del Universo. Puede sonar rara esta respuesta, pero es que así ha sido. Todo me ha llevado (nos ha llevado) a estar donde estamos hoy.
Sabía que en algún momento de mi vida iba a hacer esto, pero no veía claro el cuándo. Desde que volví a España en 2014 sabía que esto se haría realidad algún día. Primero, mi amigo Kundan lo hizo realidad en Varanasi ese mismo año con nuestro buen amigo Manoj y con Jill, y después yo lo materialicé en 2017 en España con mis padres y mi hermana.
El verano pasado vine a Varanasi y fue cuando conocí el proyecto que ya había fundado Kundan, pero estaban a punto de cerrarlo pues no estaban recibiendo donativos y no lo podían mantener.
Me enamoré del cariño de las personas con las que trabajamos, su humildad y honradez. Su agradecimiento por todo lo que les ayudamos a mejorar sus vidas.
Volví a España y al principio no lo veía nada claro, hasta que recibí una llamada de teléfono de mi amiga Magdalena para decirme que había organizado un concierto benéfico en Valencia, donde iban a acudir 500 personas. Ahí dejé mi vida en Tenerife, donde vivía en ese momento y me volví a Galicia para estar cerca de los míos: sabía que lo que venía era grande.

¿Qué te dicen tu familia y amigos cuando les planteas que tu vida va a dar un giro de 180º?

Las primeras personas a las que se lo dije fueron a mis padres y a mi hermana, los cuales siempre me han apoyado en absolutamente todo lo que hago aunque he estado siempre viajando mucho y cambiando de vida constantemente. Y, por supuesto, me dieron el visto bueno. Así que fue tal la confianza depositada en mí y en lo que quería hacer que ahora son los miembros de la Junta Directiva de la ONG en España.
Mis amigos y amigas, y mi familia, creo, ya se lo esperaban. O al menos, eso dicen todos: “Sabíamos que algún día acabarías viviendo en India”. ¡Creo que no les ha sorprendido demasiado! Y no es que me apoyen, es que son ELLOS los que hacen que esto sea realidad, pues son los que mantienen el proyecto gracias a sus apadrinamientos, donativos y eventos solidarios.

¿Qué dificultades te encontraste a la hora de llevar a cabo tu proyecto en la India? ¿Sigue habiendo alguna hoy en día?

India no es un país fácil, por lo tanto las cosas se tornan complicadas a menudo. Aquí la vida es muy diferente. Todo tiene otro ritmo. Las mayores dificultades vienen por la parte legal entre India y España, todo lleva mucho tiempo…

¿Cómo se puede colaborar desde España? ¿Qué es lo que más necesitáis?

Tenemos varias formas de colaboración: apadrinamientos, hacerte socio/a o hacer donativos puntuales. La parte de los apadrinamientos ya está cubierta ahora mismo, 47 son los niños y niñas que vienen a la ONG y todos tienen ya padrinos y madrinas que cubren la educación de estos niños y niñas.
Así que donde ponemos más energía ahora es en conseguir 40 socios de 10 € al mes que cubran el Proyecto de Nutrición. Con sólo 10 € al mes alimentas a un niño/a con un desayuno y un almuerzo equilibrados en nuestra ONG.

“Sab kuch milega” (Todo es posible) es vuestro lema. ¿Hay algo imposible para ti?

Qué interesante pregunta pues justo hoy me la he hecho a mí misma preguntándome si conseguiré eso que quiero en mi vida. Son muchas las ilusiones que tenemos y parecen como imposibles (o muy difíciles de conseguir con el poco dinero con el que contamos), pero tenemos una fe tan profunda y verdadera en el Universo que, por ahora, se nos ha ido dando absolutamente todo lo que hemos “pedido”. Sólo es cuestión de fe, ganas, amor y paciencia. Y en India, creedme, se cultiva bien esto último. Sólo hay que aprender a esperar, teniendo la fuerte convicción de que eso que deseamos va a ocurrir, ocurrirá.

¿Te queda algún sueño por cumplir?

¿Uno solo? ¡Miles! Son muchísimas las cosas que deseamos hacer en India. Kundan siempre dice que desea “que ningún niño o niña se vaya a la cama con el estómago vacío”, y Manoj desea que puedan dormir en sitios dignos para cualquier ser humano. Así que sí, nos gustaría muchísimo que nos ayudasen a comprar un terreno para poder construir nuestra Escuelita Waldorf, haciendo en ella un hogar también para que aquellos niños y niñas sin techo se puedan venir a vivir con nosotros, ofreciéndoles no sólo desayuno y comida, si no merienda, cena y una cama limpia donde dormir y que no tengan que hacerlo solos en la calle. Nos gustaría tener varias habitaciones para los niños, sus cuidadoras y los voluntarios/as que vengan para trabajar con nosotros.

Y, por último, ¿con quién compartirías un Ponche Caballero?

Dado que lo comparto absolutamente todo menos mi cepillo de dientes, lo compartiría con cualquier linda persona que quiera pasar un rato conmigo. Pero, sobre todo, con vosotros, que nos dais esta oportunidad de darnos a conocer. Y con las personas que nos estén leyendo. Se nos llena el alma de saber que hay gente al otro lado del mundo ayudándonos a sacar este pequeño proyecto adelante, así que ¡GRACIAS! ¡Brindemos con Ponche Caballero por la suerte de habernos conocido!


Ponche Caballero es una marca fiel a su esencia desde hace más de 180 años. Siempre ha creído en sí misma, manteniendo las ideas claras, como Zulma Tubío, protagonista de esta entrevista, quien tiene muy claras sus metas y lucha día a día para llegar a ellas.