Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button

El 30 de noviembre de 1979 nacía en el humilde barrio madrileño de Pan Bendito Juan Manuel Montilla Macarrón. Debido a una falta de oxígeno durante el parto, Juan Manuel sufrió una lesión cerebral. Aquello le provocó una serie de problemas físicos que ha tenido que arrastrar toda su vida, y que a veces le obligan a desplazarse de un lado a otro en una silla de ruedas mecanizada. Sin embargo, todas esas dificultades solamente le hicieron más fuerte, y no le impidieron luchar por sus sueños. Ahora Juan Manuel es un reconocido rapero y actor, aunque quizás lo conozcáis más por su apodo: El Langui.

Su primer gran éxito profesional se gestó en las calles de su barrio. Allí rapeaba con un grupo de amigos con quienes acabó formando un grupo amateur llamado “Amenaza Criminal”. Pero fue con dos de ellos, DJ La Dako Style y Gitano Antón, con los que dio el salto al mundo del hip hop profesional al unirse para crear La Excepción. Gracias a sus letras y a un estilo muy peculiar, basado en el lenguaje de la calle (Pan Bendito siempre ha estado muy presente en las canciones del grupo), llamaron la atención del productor Frank T, que decidió publicar sus discos y darlos a conocer. Durante diez años (de 2003 a 2013) estuvieron cosechando éxitos en el panorama del rap español, hasta que decidieron separar sus caminos.

Durante ese período, El Langui obtuvo otro éxito personal y profesional. Su condición física y un talento interpretativo innato lo condujeron a protagonizar El truco del manco, una película de Santiago A. Zannou, en la que tenía que interpretar a un buscavidas con parálisis cerebral, algo que hizo de manera magistral. Tanto que recibió el Goya de Mejor actor revelación por su trabajo en el filme. Y no sería el único: el tema principal de la película, escrito y cantado por él, consiguió también otra preciada estatuilla.

Tras la disolución de La Excepción, El Langui comenzó a realizar colaboraciones en diversos medios de comunicación, sobre todo en televisión y radio -junto con profesionales de la talla de Andreu Buenafuente-, y probó de nuevo fortuna como actor en la serie de TV El Chiringuito de Pepe. En 2015 publicó su primer disco en solitario, que también fue todo un éxito, y en el que canta a dúo con su primer hijo (tiene dos) en una de las canciones: Padre e hijo.

Otra de las facetas más importantes de Juan Manuel es su activismo contra las barreras que dificultan la accesibilidad a personas con discapacidad. Sin ir más lejos, hace solo unos meses se paró delante de un autobús, cuyo conductor no le permitía subir al vehículo con su silla, para bloquearle el paso. Y lo consiguió. Su reivindicación fue muy aplaudida y decidió encabezar una campaña en change.org para luchar por una accesibilidad digna en todas las comunidades españolas, y para que se revisen las normativas sobre los derechos de las personas con movilidad reducida.

El Langui es, sin duda, un ejemplo de superación. Una prueba viviente de que con esfuerzo y buena actitud se pueden romper prejuicios y derribar murallas. De que la confianza en uno mismo es vital para lograr lo que deseamos. De que, en definitiva, cuando uno se cae, solo queda levantarse. Y esto algo en lo que él siempre ha creído, como dejó muy claro en su discurso de agradecimiento en los Goya: “Se lo dedico a mis padres por haberme hecho más fuerte, por haberme puesto el Nesquik y la leche siempre arriba del todo para que yo me esfuerce”.

Ponche Caballero es una marca fiel a su esencia desde hace más de 180 años. Siempre ha creído en sí misma, manteniendo las Ideas Claras, como los protagonistas de las historias de este blog, personas que no se rinden, que creen en sí mismas, y que han dado la cara sin tener en cuenta el qué dirán.