Hermanos Prada. El cine en las venas

Dedicarse al cine en España, en estos tiempos que corren, es tarea de locos o de valientes. Los hermanos Prada, Kiko y Javi, pertenecen al grupo de los segundos. Tras diplomarse en la universidad de Ponferrada en Cinematografía y Artes visuales, donde se especializaron en Dirección y Guión Cinematográfico, estos gemelos ovetenses decidieron dejar atrás su Asturias natal, y mudarse a Madrid con el objetivo de hacer cine a través de su propia productora, The Other Side Films, que vio la luz en 2010, cuando ambos tenían tan solo veinticinco años. Sin duda, toda una aventura.

Desde entonces, y siempre luchando contra los escollos y las dificultades que conlleva su profesión a base de grandes dosis de pasión y esfuerzo, la trayectoria y el prestigio de los Prada han ido subiendo como la espuma, y actualmente trabajan ya codo con codo con figuras del cine español de la talla de Álex de la Iglesia (uno de los productores, junto con Carolina Bang y Kiko Martínez, de “Pieles”, la ópera prima de Eduardo Casanova, que se ha estrenado este año en el Festival Internacional de Cine de Berlín, y donde los hermanos Prada son productores asociados). En “Tú decides” hemos tenido el placer de entrevistarlos.

¿De dónde proviene vuestro amor por el séptimo arte?

La culpa es de nuestro padre. Cuando éramos pequeños -debíamos de tener cinco o seis años-, en El Corte Inglés de Oviedo había un videoclub gigante donde mi padre sacaba bonos para ver películas. Así que todas las semanas teníamos en casa unas diez o doce películas para ver. Primero empezamos con el Beta y luego a darle caña al VHS, y ya a principios de los noventa llegó Canal Plus. Así fue como nuestro cerebro cortocircuitó, no había marcha atrás… (ríen).

¿Cuándo tuvisteis claro que queríais dedicaros al cine de manera profesional?

Desde siempre, pero fue en la adolescencia cuando empezamos a hacer cortos con nuestros amigos. A los pocos meses nos presentamos con nuestro amigo Pablo al concurso de Jóvenes Productoras Cinematográficas del Festival de Cine de Gijón. Nos dieron 3.000 euros para hacer un documental. Con aquel dinero compramos una cámara e hicimos más cortos. Meses después empezamos a estudiar cine, ahí empezó realmente todo.

¿Cuáles son vuestros referentes en el mundo del cine?

Pues somos apasionados del terror. Podría decirte cientos de nombres: Wes Craven, Lloyd Kaufman, Ridley Scott, James Cameron, Spielberg, Álex de la Iglesia… Pero en estos últimos años, Bergman es la pieza principal de lo que hacemos. Godard, Bresson, Soderberg, Linklater… Hay muchísima gente que ha hecho y que está haciendo grandes cosas.

¿Cómo fueron los inicios de The Other Side Films y de vuestra nueva vida en Madrid?

Fueron duros, no teníamos una cartera de clientes real y hacíamos lo que podíamos.

Productores, guionistas, realizadores… Lo habéis hecho casi todo en el mundo audiovisual. ¿Pero en qué faceta os sentís más cómodos?

Nosotros somos realizadores y guionistas, eso por encima de todo. Creemos que tenemos mucho que aportar en ese campo, pero la producción nos ha dado tantas alegrías que nunca lo dejaremos. Es una experiencia increíble formar parte de los sueños de otras personas y ayudarles a levantar sus proyectos, se lo recomendamos a todos aquellos que dirijan.

Por otro lado, habéis tocado prácticamente todos los palos: publicidad, videoclips, cine documental, cortometrajes… Hasta microteatro. A vuestros treinta y dos años, ¿os queda aún alguna asignatura pendiente?

Sí en la que estamos. Dirigir una película de ficción. Tenemos dos muy bien encaminadas. Queremos centrarnos en eso ya.

Con respecto al cortometraje, sois unos grandes defensores de ese formato. ¿Por qué os atrae tanto?

Creemos que lo que se puede contar en un minuto o en quince es tan importante como lo que se puede contar en noventa. En muchas ocasiones, incluso es más interesante.

¿Qué proyectos tenéis actualmente entre manos para este 2017 que acaba de empezar?

Seguimos haciendo publicidad, mucha. Es un campo que nos ayuda a experimentar y a trabajar con muchos actores y recursos técnicos. Es un buen trainning para cualquier realizador. También tenemos un par de cortos escritos que queremos hacer y sacar adelante esas dos películas. Y por supuesto, disfrutar de «Pieles».

Para terminar, ¿qué consejo le daríais a la gente joven que quiere dedicarse a hacer cine en este país?

Muy sencillo. Les decimos que cojan la cámara del móvil (no necesitan más) y que salgan a contar historias. Como decía Berlanga, “para hacer cine sólo se necesita una cámara y libertad”. Las cámaras están en nuestros bolsillos, aprovechemos la libertad, otros antes que nosotros no pudieron.

Ponche Caballero es una marca fiel a su esencia desde hace más de 180 años. Siempre ha creído en sí misma, manteniendo las Ideas Claras, como los protagonistas de las historias de este blog, personas que no se rinden, que creen en sí mismas, y que han dado la cara sin tener en cuenta el qué dirán.

Compartir:
facebook-logo-button twitter-logo-button